La Fundación Ford repartió anoche $20.000 entre nueve organizaciones costarricenses, con el fin de impulsar en el país iniciativas para la conservación de la biodiversidad y la herencia cultural. En la categoría de “protección y educación ambiental” destacaron cinco proyectos innovadores. El primero consiste en la reutilización de llantas viejas de carros para la creación de muros que eviten derrumbes en zonas de riesgo, y fue propuesto por Benicio Echeverri Salazar, de San Roque de Grecia. Esta iniciativa nació en la búsqueda de una solución económica para familias de escasos recursos que requieran proteger sus casas y tierras contra potenciales desastres naturales. El proyecto recibió $4.000, que serán utilizados para comprar un vehículo de carga y herramientas de trabajo. El segundo premio fue para Carlos Castro Chavarría y Vilma Soto Arroyo, de la Asociación por el Rescate Animal de Puntarenas. Esta organización lucha por el bienestar de los animales en estado silvestre y de los llamados “animales callejeros”. A mediano plazo y con los $2.000 recibidos anoche, la organización realizará una campaña para evitar el contagio de enfermedades como la sarna y la rabia, que pueden ser transmitidas por los animales al ser humano. La creación de un sendero accesible para personas con discapacidad en el Centro de Rescate Las Pumas , en Guanacaste, fue el tercer proyecto galardonado. Esta labor fue realizada por la Fundación Hagnauer, y postulada por Verena Hagnauer. La fundación recibió $2.000 para colocar rótulos alusivos a la vida silvestre del Centro, que sean adecuados a la Ley 7.600 de Igualdad de Oportunidades para las Personas con Discapacidad. Como cuarta iniciativa se premió con $2.000 a la organización Yaguará, de Puerto Jiménez, en Golfito, Puntarenas. Según la líder Aida Bustamante, el proyecto pretende mejorar las prácticas ganaderas en la península de Osa para lograr mejores beneficios para los habitantes del lugar y, a la vez, promover la recuperación de las poblaciones jaguares mediante la realización de talleres de capacitación y creando fincas modelo. El quinto proyecto premiado en esta categoría es de educación ambiental y consistió en crear un juego para niños de cinco a seis años, llamado “El reforestador”. La herramienta, invención de Víctor Hugo Montalvo Jiménez, “hace reflexionar a los menores de edad sobre cómo la reforestación es una buena acción para luchar contra los problemas ambientales que vivimos en la actualidad, y lo hace mientras juegan y se divierten”. En la categoría “ingeniería de la conservación”, el premio fue para el diseño de sistemas para captar y potabilizar agua en la reserva indígena Amubre, en Talamanca. El proyecto es idea de Fernando Orozco Vargas y recibió $2.000. Cultura como protagonista. En el ámbito cultural, también se destacaron tres propuestas. La primera fue de la organización Fundecho, con su proyecto para brindar asesoría institucional y legal a profesores de lenguas indígenas, y para la creación e impresión de sus textos educativos. La segunda es el proyecto de rescate de la vivienda tradicional Brunca, realizado en la Finca Educativa Kan Tan S. C. Actualmente, el rancho sirve de salón para talleres con indígenas de distintos lugares de Centroamérica. Finalmente, se premió la creación de un libro que recopila la vida y obra artística del grabador Álvaro Acosta Rodríguez, costarricense que plasmó su arte en un centenar de grabados en madera. Todos estos ganaron $2.000 cada uno.

 

 

 

 

 

 


Home l Who are we? l Projects l Publications l News l Gallery l How can you help? l Partners l Contact Us

Puerto Jiménez, Golfito
Costa Rica
Phone (506) 8817 3809

E-mail:info@yaguara.org
All rights reserved. 2011
Photo credits © Yaguará except where noted

Website Development & Design by: Desarrollo Creativo